“Llegué con 11 años y quiero triunfar aquí”
“Llegué con 11 años y quiero triunfar aquí”

VILLARREAL CF

El canterano Adrián Marín ya ve “la luz al final del túnel” tras una inoportuna lesión

Adrián Marín cumplió el pasado 9 de enero 18 años, aunque en el campo juega como un veterano. A la hora de hablar, el murciano lo hace con una solvencia y una experiencia impropias de un juvenil. Y es que, desde que llegó al Submarino hace siete años, el joven futbolista no ha parado de crecer a una velocidad vertiginosa. “He pasado por todas las categorías de fútbol 11 del Villarreal. En dos años y poco he pasado de jugar en el Cadete a hacerlo en el primer equipo, algo que no pensaba que me iba a ocurrir este año. Ha sido un cambio muy brusco, pero gracias al míster y a los jugadores, que me ayudan mucho, lo llevo bien”, relata orgulloso.

El lateral, natural de Torre-Pacheco (Murcia), recuerda con una sonrisa su fichaje por el Submarino, algo que siempre agradecerá. “Estaba en un Campeonato de España y el Villarreal se fijó en mí. Vine a probar unos días, ya que tenía buenas referencias y al llegar aquí, me encantaron las instalaciones y la forma en que me trataron. Siempre estaré agradecido al Villarreal porque fue el equipo que apostó por mí. Desde que llegué con 11 años estoy muy contento aquí. Para mí es mi segunda casa y espero seguir muchos años como amarillo”, articula.

El ‘28’ amarillo cuenta con una gran sonrisa su debut con el Submarino. “Cuando eres pequeño, como todos los que juegan en el Villarreal, tienes la ilusión de jugar en el primer equipo. Yo he tenido la suerte de debutar esta temporada y eso me hizo muy feliz”, declara.

La lesión, un contratiempo

El carrilero izquierdo, aún en edad juvenil, lleva dos meses largos alejado de los terrenos de juego por culpa de una lesión en el tensor de la fascia lata. “No es una lesión grave, pero no es fácil de diagnosticar. Se ha juntado un poco de todo, el crecimiento, ácido úrico en la rodilla, etcétera. Pero lo importante es que cada vez estoy mejor, voy notándome más a gusto y tengo menos dolor en la zona”, expone.

Asimismo, el canterano manifiesta que en estas situaciones hay que ser paciente y tomárselo con filosofía. “La espera se hace eterna, pero hay que tener paciencia y no querer hacer más de lo que puedes. Ya tengo ganas de volver a jugar. Hubo momentos muy duros, porque parecía que la rodilla no mejoraba y fue difícil llevarlo. Ahora estoy viendo la luz al final del túnel y ya estoy mejor”. También habla del apoyo de los familiares y amigos, algo imprescindible en el día a día. “El apoyo familiar y sobre todo de los amigos, me llena mucho de alegría y de ganas. Gente del vestuario también me da muchos ánimos, como Bruno, que pasamos mucho tiempo juntos. La lesiones vienen sin esperarlas y hay que afrontarlas desde el primer minuto con optimismo”, sentencia.

La cantera amarilla, una referencia

El murciano también tiene palabras de elogio para el Villarreal y su apuesta por la cantera. “El club apuesta mucho por la cantera, algo que es un gran acierto. El Villarreal tiene una de las mejores canteras de España y eso es por algo. Hay chavales de todas las partes del mundo y se les forma muy bien. El gran trabajo que se hace desde abajo se refleja en el primer equipo, el B y el C, que están realizando grandes temporadas con gente de la casa. Gracias a esa confianza en la cantera, hay muchos grandes jugadores”, expresa.

Marín, de igual modo, afirma que estas instalaciones son todo lo que necesita un canterano. “Las instalaciones me sorprendieron en su día gratamente. Tienes todo cerca de ti: el colegio, los campos, etc. Por no hablar de la residencia, un edificio fundamental e imprescindible. Además de todas las comodidas, también tienen grandes personas que hacen que son como tu otra familia. Pasé seis años maravillosos allí y se me hizo todo más fácil”, enuncia.

Quiere hacer historia en el Submarino

El lateral amarillo tiene muy claro el sueño a cumplir en el Villarreal. “Mi sueño aquí es ser protagonista de la historia del club. Ser una referencia para todo groguet como son Bruno o Marcos Senna. El fútbol da muchas vueltas, pero mi intención es ser una persona reconocida dentro del equipo y seguir muchos años más aquí”, menciona.

En cuanto a los jugadores en los que más se fija, el espigado futbolista se deshace en elogios hacia sus compañeros de vestuario, aunque, por su posición, es de los laterales de quien más intenta aprender. “Del primer equipo me gustan todos, todavía me cuesta asimilar que estoy compartiendo vestuario con jugadores de talla mundial. Intento disfrutar de cada minuto que estoy con ellos. En concreto, me fijo mucho en Jaume Costa y Mario Gaspar. Ambos están teniendo un año bestial y ojalá yo pueda hacer algún día lo que ellos están logrando ahora mismo. Espero seguir aprendiendo mucho de ellos”, reconoce.

Con la Selección en mente

Además del primer equipo, Marín también tiene la mente puesta en las categorías inferiores de la Selección Española. Marín pone en valor la calidad con la que cuenta el combinado nacional sub 19, con quien espera obtener un buen resultado en la ronda élite del próximo Europeo Sub 19 de mayo en Georgia. “En las categorías inferiores de la Selección Española siempre hemos de ser aspirantes a todo. Tenemos un gran equipo, con jugadores que ya tiene experiencia internacional, que juegan en otras ligas de primer nivel. Con humildad y ambición, esperamos obtener un buen resultado en Georgia”, finaliza Adrián Marín, un canterano que cada vez está más cerca de volver a jugar y demostrar el gran jugador que es.

Compartir.