La reposición energética, clave en el fútbol moderno
La reposición energética, clave en el fútbol moderno

ACF FOTOGRAFÍA

Infisport, uno de los colaboradores del Villarreal CF, te da las claves para alcanzar tus metas

En los últimos años, la condición física del jugador de fútbol ha evolucionado de forma notable, siendo actualmente un requisito indispensable para ser competitivo, tanto individualmente, como en equipo. Incluso los jugadores dotados de gran talento, sin un buen estado de forma, no rendirán acorde a su potencial.

Son varios los aspectos que han contribuido a elevar el nivel de forma física de los jugadores, como la metodología para la valoración fisiológica y bioquímica, actualización de las técnicas de entrenamiento y conocimiento de los factores nutricionales que inciden en el rendimiento, entre otros. Sobre los factores nutricionales y en concreto desde el ámbito de la Suplementación Deportiva,  vamos a publicar una serie de artículos, el primero trata sobre la Reposición Energética del Futbolista. 

¿De dónde obtiene la energía el futbolista?

Por ser un deporte interválico, combina actividad física de baja intensidad (carrera de baja velocidad) con intensidad alta (sprints). Con baja intensidad, el principal “combustible” para producir energía, proviene de la grasa corporal almacenada, en cambio, con alta intensidad, el organismo utiliza otro “combustible” que produce energía más rápidamente: los depósitos de glucógeno. Mientras que en ejercicios de baja intensidad, la grasa corporal puede mantener la producción de energía, casi de forma ilimitada, en ejercicios de alta intensidad de 90 a 120´de duración, los depósitos de glucógeno se pueden agotar por completo. El glucógeno se forma con la ingesta de alimentos de alto contenido en hidratos de carbono (arroz, pasta, cereales, legumbres, bebidas deportivas, etc). 

Es importante saber…

Que el gasto de los depósitos de glucógeno, se produce no solo en los partidos, también durante las sesiones de entrenamiento. Por ese motivo, es fundamental la recuperación diaria y no solo los días de partido. No reponer adecuadamente dichos depósitos, conlleva para el futbolista un efecto de fatiga física y mental, incluso mayor riesgo de lesión. 

¿Cómo mantiene el futbolista un nivel óptimo de energía?

Debido a la rapidez con la que se agotan los depósitos de glucógeno y a las horas necesarias para su recarga una vez agotados parcial o totalmente (más de 48h), es necesario, mantener diariamente una alimentación solida equilibrada en hidratos de carbono y para favorecer este proceso, es recomendable utilizar de forma estratégica y complementaria, suplementos de Nutrición Deportiva específicos para este fin, en el entorno de la actividad física, especialmente en los 30 minutos siguientes a la finalización, donde se produce la llamada” ventana metabólica”. Esta ventana supone una oportunidad muy valiosa para acortar el tiempo de recuperación, ya que hay una predisposición muy elevada a formar y reponer el glucógeno gastado. A día de hoy, esta estrategia es un factor clave y por ello la más extendida en el fútbol profesional y aficionado. 

Recomendación y modo de empleo

Entrenamiento. Nada más finalizar, tomar en torno a 1gr de hidratos de carbono (CHO) por kilo de peso corporal. Teniendo como referencia un peso medio de 70kg. serían 3-4 medidas de ND3 disueltas en 500-600ml de agua o 5 medidas de Voltom disueltas en 500ml de agua o 4-5 medidas de Complex 4.1 disueltas en 400-500ml de agua.

Partido. Los jugadores que juegan los dos tiempos, pueden incrementar la ingesta de CHO a 1,5gr /kg, ya que la intensidad en los partidos es mayor que en los entrenamientos, incluso en el descanso, tomar un energético de rápida asimilación tipo Gel Oral o ND3 Cross Up, favorece notablemente la respuesta energética para el 2º tiempo.

Compartir.