skip to content
El Alevín A, a por un año inolvidable
El Alevín A, a por un año inolvidable
||||

El conjunto amarillo afronta una temporada muy especial que concluirá con LaLiga Promises antes de dar el salto a los campos de fútbol 11

El Alevín A del Villarreal ya se encuentra inmerso de lleno en la competición liguera de su última campaña en los terrenos de juego de fútbol 8. Los chicos dirigidos por Hodei Jiménez e Iván Molés saben de la importancia de esta temporada en su desarrollo futbolístico y personal y se entregan al máximo en cada encuentro.

“Para nosotros es un reto cada uno de los partidos que afrontamos; no miramos ni valoramos nunca al rival por su nombre o por su posición en la tabla y siempre intentamos llevar a cabo nuestro plan de partido y que nuestros jugadores den su máximo”, explica Hodei Jiménez, a lo que su compañero Iván Molés añade que “es la mejor forma de hacer que cada partido sirva para que nuestros jugadores mejoren cada semana”.

Actualmente, el Alevín A, líder de su grupo en la Liga Preferente con pleno de victorias, se ha convertido en el equipo a batir en un torneo muy competitivo, pero sus jugadores saben que cada partido es una oportunidad de mejora. “Creemos que nunca se debe perder la humildad, por lo que siempre intentamos mantener un gran respeto por todos los equipos rivales a los que nos enfrentamos. Al fin y al cabo, nuestros rivales provocan nuestra mejoría como futbolistas y como personas y ese es el objetivo final de nuestra escuela”, explica Jiménez.

En cuanto a los objetivos de la temporada, el cuerpo técnico conoce a la perfección la metodología y la manera de educar de la Cantera Grogueta: “Siempre hemos tenido claro que estamos formando personas, y eso no hay que olvidarlo nunca. Esperamos que estos jugadores sigan muchos años en el Villarreal, que no es más que el principal propósito del club”, subraya Molés. Por ello, “nos interesan objetivos a corto plazo que faciliten la progresión y evolución de nuestros jugadores mientras puedan permanecer con nosotros. No renunciamos a nada relacionado con la parcela deportiva, por lo que intentamos que el equipo domine todos los aspectos del juego. Consideramos que disfrutamos de un gran grupo y que tenemos opción de competir contra cualquier equipo”, matiza Jiménez.

El colofón de este año tan especial no será otro que la participación en LaLiga Promises, donde los groguets podrán enfrentarse de nuevo a las mejores canteras del panorama nacional: “Siempre es un torneo especial, pero no deja de ser una experiencia más que nuestros jugadores pueden utilizar para continuar su formación. Gracias a formar parte del Villarreal podemos participar en torneos con equipos que te exigen el máximo y durante el año seguro que podremos disfrutar de muchos momentos de alta competición”, destaca Jiménez.

“Gestionar las emociones en torneos de este tipo conlleva una dificultad añadida al proceso de enseñanza-aprendizaje que llevamos a cabo con ellos, ya que se generan contextos de aprendizaje que nosotros en el entrenamiento no podríamos simular, lo cual, como formadores, es de agradecer”, añade Molés, entendiendo cada experiencia deportiva como un factor más en la formación.

Así pues, tras la competición que se disputará una vez más en la Ciudad Deportiva Pamesa, este grupo de jugadores dará el salto al fútbol 11, uno de los escalones más difíciles en la formación de las jóvenes promesas. “Evidentemente, es un paso que conlleva la adaptación de los jugadores a elementos esenciales del juego, como el espacio, el balón o la portería, pero por ello, de forma periódica vamos jugando partidos amistosos de fútbol 11 que faciliten la transferencia de aprendizajes de fútbol 8 o fútbol 7 a fútbol 11 y, de esta forma, hacemos que este salto se haga de forma más progresiva”, confiesa Jiménez.

Por supuesto, en el marco de todo este proceso, los más pequeños no pueden dejar de fijarse en los numerosos canteranos que triunfan en el primer equipo, como Yeremy o Pau entre otros, e intentan emularles. “Los jugadores del primer equipo siempre son una referencia para nuestros chicos y, aunque sabemos que es difícil llegar a su nivel, trabajamos para formar nuevos jugadores del Villarreal en un futuro. Además, es una buena forma de generar ese sentimiento de pertenencia al Villarreal”, destaca Molés, que añade que es imposible hacerlo sin “esfuerzo, constancia y humildad”.

Compartir.