skip to content
Bachillerato a distancia: la clave para combinar fútbol y estudios
Bachillerato a distancia: la clave para combinar fútbol y estudios

Esta modalidad permite a los juveniles del Submarino optimizar su tiempo

El Bachillerato a distancia se ha convertido en una gran ventaja para varios futbolistas de etapa Juvenil del Villarreal CF que conviven en la residencia de la Ciudad Deportiva José Manuel Llaneza. Grandes promesas del Submarino como David Tirado, Dani Gamboa, Markel Gil, Celso Bermejo, Mario Gil, Joel Sánchez, Alberto García, Alejandro Ciria o Carlos Granados se benefician de esta nueva modalidad con la ayuda del personal docente del club amarillo y gracias al IES Francesc Ribalta.

“No hay clases como en el formato presencial al que estamos acostumbrados. En una misma plataforma virtual tienen todos los contenidos del curso y tienen acceso a su tutor o tutora correspondiente y a todos los profesores, así como fechas de exámenes y otras informaciones”. Así lo explica Arturo Jiménez, coordinador del Departamento de Estudios del Villarreal CF, quien conoce de primera mano el día a día académico de estos jugadores de División de Honor.

Jiménez comenzó su andadura en el club como psicólogo y, desde el Departamento de Psicología, se empezó a crear el de Estudios por la necesidad que había. “Existía la biblioteca y venían unos profesores externos, pero veíamos que se podía hacer más”, recuerda el psicólogo.

Grupos reducidos

Una de las claves del éxito de este modelo es la atención casi personalizada del personal docente de la residencia, ya que los grupos de estudio son muy reducidos. “Los 10 chicos se dividen en dos grupos de cinco y cuando unos dan una asignatura los otros están dando otra; cada grupo con un profesor, entre las 9 y las 14 horas”, explica Jiménez.

Por otra parte, cabe destacar que “funciona porque aquí siempre hay responsables detrás. Probablemente, sin estar en residencia, los chicos acabarían abandonando porque la exigencia deportiva es muy alta, implica mucho esfuerzo y requiere mucho tiempo”, argumenta el coordinador de Estudios. “No nos olvidemos que son adolescentes y hay que estar encima de ellos porque están en segundo de Bachillerato, pero están más tranquilos, que es lo que necesitaban. Ahora están de exámenes y sí que estudian más horas”, añade.

Ayuda para conciliar deporte y estudios

El principal beneficio para los jóvenes futbolistas es la optimización del tiempo, ya que evitan desplazarse al instituto por las mañanas y ganan tiempo para comer antes de entrenar. “Tienen menos horas lectivas, pero al ser grupos tan reducidos, las aprovechan más y los chavales, en ese sentido, están más contentos porque se levantaban a las 7 para ir al cole a las 8 y salían a las 15, cuando tenían que estar en campo sobre las 15.30. A final de temporada estaban agotados porque suponía mucho esfuerzo. Ahora estamos ganando una hora de sueño”, subraya Jiménez, que añade que “para ellos, su ocupación principal es el fútbol, pero no queremos dejar de lado esa parte académica con la carrera dual holística mientras sea compatible, pero siempre lo va a ser porque para eso estamos nosotros, para organizar y ayudarles”.

Así pues, las futuras estrellas como Gamboa o Tirado, que ya despuntan en la máxima categoría del fútbol juvenil, pueden terminar sus estudios preuniversitarios con garantías mientras disfrutan del deporte rey de alto nivel, su gran pasión, que a su vez, se ha convertido en su principal ocupación.

Compartir.